Testimonios Au Pair

¡Au pair Conecta ha creado el nuevo apartado de Testimonios! Te invitamos, a que conozcas nuestros programas, a través de las historias y experiencias reales, narradas por nuestras Au pairs y/o Familias de Acogida. Ya contamos con algunos testimonios de nuestras Au pairs y Familias. Si estas interesada/o en enviarnos tu testimonio, puedes contactar con nuestro equipo de Au pair Conecta en info@aupairconecta.com o simplemente enviarnos tu testimonio junto algunas fotos.

Pepi nos cuenta su experiencia como Au Pair en Francia

¡Hola! Soy Pepi, y os voy a hablar de mi experiencia como Au Pair. Decidí irme de Au Pair a Francia porque quería mejorar mi francés, ya que estaba en último año de Filología Francesa y nunca había tenido la oportunidad de conocer el país aún.

 

Desde el principio tuve claro que si me lanzaba, lo haría a través de una agencia. Y así conocí Au Pair Conecta por internet, buscando agencias cercanas en quién poder confiar y que me pudieran aconsejar; ya que muchos amigos míos se habían ido por libre y habían tenido problemas. En mi caso, el proceso de búsqueda de familia fue muy simple. Hice 3 entrevistas, ya que las chicas de la Agencia me recomendaron que hiciera varias para así poder elegir la que más se ajustara a mí, y justo en la tercera tuve clarísimo que era mi sitio. En una ciudad pequeña, pero encantadora del oeste de Francia: Angers. Una ciudad que me ha aportado infinidad de cosas positivas.

 

 

 

Los primeros días con la familia fueron de adaptación, nos dimos el tiempo de conocernos y así poder aprender a convivir juntos. La familia me enseñó a moverme por la ciudad y me enseñaron también los sitios que frecuentarían los niños conmigo. Con los pequeños, la complicidad se dió desde el minuto 1, y nos hizo ser amigos y compartirlo casi todo. Para mí el choque más fuerte fue adaptarme a los horarios de comida, sobre todo las cenas, que se hacía a las 7 de la tarde. Sin embargo, uno de los puntos que más destaco es que tuvieran a Loulou, el gatito de la familia, con el que pasaba la mayor parte del tiempo mientras los peques estaban en el cole.

 

 

Ahora, haciendo un resumen de todo, puedo afirmar que mi estancia aquí ha sido maravillosa. Mi familia ha sido un gran apoyo y una gran compañía. Me han aconsejado, me han recomendado sitios que visitar, y he aprendido muchísima cultura con ellos, así como degustado la gastronomía típica del país. Me llevo muchísimos recuerdos de todos los diferentes planes que he podido compartir con los pequeños, pero sobre todo uno muy importante ha sido la cocina, ya que ellos la adoran. Y así yo he podido soltarme un poco, ya que la cocina no es uno de mis fuertes, pero ¡¡hemos hecho infinidad de postres juntos! 

 

 

 

He aprendido muchísimo francés, tanto con la familia, como en la academia de estudios. Al venir de filología francesa, tenía un nivel muy avanzado, y decidí presentarme libremente a las pruebas DALF C1 de la Universidad, y estoy súper contenta porque lo pasé y me vuelvo así con mi certificado de nivel. También he viajado mucho con la familia, a lugares de playa y hasta a la misma capital, París. Y todo se lo debo en parte a la maravillosa familia de acogida que tuve, siempre pensando en organizar viajes para que yo conociera lo máximo posible. Agradezco muchísimo haber dado con ellos, porque sinceramente no me he sentido sola en ningún momento. Esperamos que esto no acabe aquí y seguir el contacto. Tanto es así que la familia ya me ha dicho que casi seguro que iran a Sevilla en las vacaciones de Abril del año que viene y podremos vernos de nuevo!!

 

Ha sido una experiencia inolvidable y muy positiva. Me vine para aprender francés, y me vuelvo habiendo aprendido mucho más. Por último, recomiendo Au Pair Conecta porque te lo explican siempre todo muy detallado y respondiendo a todas las dudas que te surgirán en el proceso. Son muy simpáticas y siempre sacan un huequito para atenderte y buscarte soluciones.

 

Almudena nos cuenta su experiencia Au Pair en Reino Unido

¡Hola! Mi nombre es Almudena, soy de Guadalajara (España), hace poco mas de un año decidí dejar apartado segundo de bachillerato, e ir un año a vivir una nueva experiencia en el extranjero. Lo hice por conocer una cultura diferente, nueva para mí, un país y ciudades diferentes, y gente nueva.

 

Encontré Au Pair Conecta gracias a mi hermana, ya que a ella también la ayudaron un año antes que a mi a encontrar una familia para los tres meses de verano. Yo he estado en Teddington (muy cerca de Londres) durante 10 meses. Esta agencia ha sido una gran ayuda durante el proceso de búsqueda y durante la estancia. Todos los procesos, el envío de documentos, la búsqueda de familia, la elección y papeleo posterior fueron muy sencillos y rápidos. Y todo gracias a la agencia que facilita y ayuda en todo momento.

 

 

Cuando llegué a Inglaterra estaba asustada, pero tanto el apoyo de la agencia los primeros días y la maravillosa familia con la que he tenido el placer de trabajar y vivir lo hicieron todo mucho mas sencillo. La familia Midgley, mi familiia de acogida, es una familia joven, con una niña de 8 años, Su nombre es Millie y aunque a veces es un poco mandona y también bastante terremoto, le he cogido mucho cariño y me va a dar mucha pena marcharme de nuevo a España.

 

 

Esta es una experiencia que recomiendo siempre que me preguntan por ella. Y si es acompañada de una agencia eficaz, cercana y rápida como Au Pair Conecta, te aseguro que va a ser muchísimo más fácil!

 

Lidia nos cuenta su experiencia como Au Pair de año escolar en Irlanda. ¡Una experiencia única!

¡Hola! Mi nombre es Lidia y me gustaría contaros mi experiencia como Au Pair de año escolar en Irlanda. Mi experiencia en Irlanda con mi familia de acogida ha sido muy buena, estoy muy feliz de haber tomado la decisión de venirme. Decidí irme un año de Au Pair porque no tenía nivel de inglés, y es una buena forma de vivir un año fuera sin que te cueste mucho dinero y vivir una gran experiencia. Además, adoro trabajar con niños!

 

Conocí a esta empresa a través de la mejor amiga de mi prima, que se fue como Au Pair un verano y quedó súper satisfecha con la agencia. Además, yo prefería irme con agencia ya que te da una seguridad: la agencia me buscaba una familia acorde a lo que yo buscaba y podía hacerme una idea de cómo ellos eran. También, si en algún momento hubiese tenido un problema o no hubiese estado cómoda, hubiese tenido a quien recurrir. Aunque por suerte nunca he tenido ningún problema y nunca he tenido que recurrir a la agencia durante mi estancia, durante este año han estado ahí preocupándose por mí y mandándome mensajes de vez en cuando para ver que tal estaba. Además, muchas veces me mandaban emails con juegos y manualidades para poder hacer con los niños. Fueron muy útiles! Por ello, yo recomiendo tomar esta experiencia junto a ellos.

 

El proceso de búsqueda de familia fue fácil y eficaz. Solo tuve que rellenar mi perfil y los papeles que la agencia te pedía y luego ellos me mandaron varios perfiles de familias acordes con lo que yo buscaba. Hablé con ellos a través de email, y luego hice un Skype con las familias que más me convencieron. Finalmente, me sentí súper feliz y a gusto con una familia, que es con la que he convivido este año.

 

Los primero días fueron muy extraños para mí. Estaba sola, en otro país, lejos de mi casa, viviendo con una familia a la que no conocía y hablando un idioma que no entendida. Pero en todo momento la familia fue encantadora conmigo: intentaban hacerme sentir como en casa, que yo formara parte de su día a día y, sobre todo, se esforzaban porque yo los entendiera. Al llegar, pensaba que iba a ser uno de los peores años de mi vida; pero poco a poco, te das cuenta de que no, de que estás viviendo una gran experiencia con una familia maravillosa y conociendo a mucha gente y viviendo algo que que solo sucede una vez en la vida. Desarrollas conexión muy especial con algunas personas, ya que lo que vives en España en un año, aquí puedes vivirlo en un mes. Incluso pensé en quedarme más tiempo.

Ahora que mi experiencia por Irlanda se ha acabado, miro atrás y pienso todo lo que he aprendido, disfrutado y vivido. El tiempo ha volado, y sin ninguna duda volvería a repetirlo mil veces más.

 

De este año me llevo muchos aprendizajes: he aprendido un idioma nuevo, a convivir con personas diferentes a mí, a ser más independiente, a afrontar problemas y he conocido a gente de muchas nacionalidades con culturas muy diferentes de las que he aprendido algo nuevo. Con ellos me llevo muchos recuerdos: los primeros días con mis niños, la graduación de la guardería de la pequeña, el viajar con mis amigas, pequeñas excursiones… Pero lo más importante que me llevo es el cariño de una gran familia con la que he vivido un año, muchas grandes amigas y todo lo aprendido y vivido.

 

 

 

Para mí, aquí en Irlanda, mis amigas han sido mi segunda familia, con las que salir, viajar, pasar buenos momentos y poder despejarme. Todas aquí venimos solas, entonces rápidamente se forma una gran familia sin conoceros de nada. Pero lo que más me ha gustado de eso es que entre nosotras somos muy distintas, y que a lo mejor personas con la que en tu día a día no te juntarías nunca, aquí han sido de mis mejores amigas. Este año he viajado por toda Irlanda y además he estado en Londres, Liverpool, Manchester, Edimburgo, Glasgow, Eindhoven, Bruselas y Frankfurt.

 

Creo que ha sido la mejor decisión que he podido tomar nunca.

¡¡Ha sido un gran año que nunca olvidaré!!

 

Lucía, parte del equipo de Au Pair Conecta, nos cuenta su experiencia como Au Pair

¡Hola! Soy Lucía y soy parte del equipo de Au Pair Conecta. Es posible que algunos ya me conozcáis o me conoceréis pronto si os decidís a comenzar la aventura que es ser Au Pair.

 

Actualmente trabajo en Au Pair Conecta gestionando las solicitudes de los candidatos que se quieren ir de Au Pair al extranjero, para lo cual me ha ayudado un montón haberme ido de Au Pair. Sé exactamente cómo es el programa desde dentro, y también sé que es una experiencia superbonita, pero no siempre fácil. En este testimonio me gustaría contaros un poco sobre mi experiencia, que fue totalmente positiva.

 

 

La primera vez que me fui de Au Pair fue en 2014 a Irlanda, ya que quería darle un empujoncito a mi inglés. El proceso de búsqueda para mí no fue muy largo, ya que hice solamente una entrevista con una familia, que me ofreció ser su Au Pair durante los meses de mayo y agosto. Era una familia ¡con cuatro niños! Tenían un niño de 9 años, gemelos de 7 y una niña de 2 años. La verdad es que fue bastante trabajo, pero todos nos lo pasábamos muy bien.

En un día normal, levantaba a los niños, les hacía el desayuno y los acompañaba al cole (hasta el mes de junio, a partir del cual ya no tenían cole). Mientras los mayores estaban en clase, me quedaba con la pequeña jugando, sobre todo al escondite, pintando o íbamos al parque a los columpios; ¡aunque lo que más le gustaba era “maquillarme” y que le pintase las uñas! Muchas mañanas, la pequeña se quedaba con sus abuelos y así yo podía limpiar un poco y hacer la colada de los niños. Cuando los mayores salían del cole, les tenía que hacer la comida (y muy importante, supervisar que se la comiesen, que a veces costaba) y recoger la cocina tras usarla. Tras la comida, o bien jugábamos en el jardín si hacía bueno o dentro de casa si el tiempo no acompañaba (la lluvia es algo bastante usual en Irlanda).  La familia tenía una cama elástica para los niños en el jardín, así que era superdivertido ver quién saltaba más alto. Cuando tenía que hacer un babysitting, normalmente hacíamos una movie night: todos en pijama viendo una peli con palomitas. Aunque, al final, ¡yo era la única que quedaba en pie!

 

 

Había muchos días en los que estar con los cuatro no era fácil: se levantaban habiendo dormido poco y de mal humor, querían ver más la tele de lo permitido, tenían pataletas, etc. A veces era un poco agotador, pero lo cierto es que los días buenos compensaban totalmente a los menos buenos. Yo, por lo menos, me he quedado con los buenos recuerdos.

Los fines de semana me dedicaba a viajar con mi grupo de amigas Au Pairs: fui a la playa, a Galway, a los acantilados, a Dublín, etc. La verdad es que viajé un montón y pude conocer a fondo Irlanda.

 

La segunda y tercera vez que me fui de Au Pair fue a Eslovenia, con la misma familia. No es un destino muy popular (actualmente nuestra agencia no lo oferta), pero a mí me había entrado en la cabeza que quería ir a pasar el verano allí. Al comienzo hice un par de entrevistas con familias de Italia, porque también me llamaba la atención, pero finalmente conocí a una gran familia en Eslovenia y decidí aventurarme. Era una familia con tres niños: una niña de 12 y dos niños de 9 y 6.

 

 

Cuando llegué, ya no tenían colegio, por lo que me pasé mi estancia con los niños mientras ellos estaban de vacaciones. Los padres le intentaban enseñar a los niños a ser responsables, por lo que cada mañana ellos mismos se hacían el desayuno, recogían y cuidaban el huerto que tenían en el jardín. Lo único que a mí me pedían era tener todo un poco recogido, hacer la comida, cuidar a los niños y practicar inglés con ellos. Cuando todos acabábamos de hacer nuestras tareas, o bien jugábamos dentro de casa a algún juego de mesa o hacíamos todo tipo de manualidades o bien íbamos a dar un paseo en bici, a la piscina, a tomar un helado, a jugar al escondite, etc. A la hora de comer, yo les hacía la comida, aunque siempre me querían ayudar y aprender platos españoles. ¡Les encantó la tortilla! También hacíamos un montón de tartas, galletas y otros postres. Los dos niños mayores hablaban muy bien inglés, pero al pequeño le costaba, por lo que siempre intentaba practicar más con él a través de juegos. Él, a cambio, me intentaba enseñar esloveno, aunque la verdad es que no aprendí mucho.

 

Estoy segura de que no podría haber escogido una mejor familia en mi estancia Au Pair que la familia de Eslovenia. Nos cogimos muchísimo cariño; tanto, que al verano siguiente volví a ser su Au Pair. Todo mi tiempo libre lo pasaba con la familia, no porque me lo requerían, sino porque a mí me apetecía y me lo pasaba superbién con ellos. Me llevaron a ver las ciudades más grandes de Eslovenia (¡hasta una ciudad con mi nombre!) y también a los Alpes Julianos, y me explicaron muchas cosas de la historia de Eslovenia. Para mí son, sin duda, mi segunda familia. De hecho, nos llevamos tan, tan bien que aún hoy en día los voy a visitar ¡y ellos vendrán por primera vez a España a verme este año!

 

Es cierto que en las tres experiencias que he vivido como Au Pair he tenido suerte con las familias que he escogido. Aunque es muy importante hacer entrevistas con familias y estar seguro de la familia que se escoge, la verdad es que hasta que no aterrizas en tu destino, no sabes seguro al 100% si sois compatibles. Pero, por lo menos, a través de una agencia tienes la garantía de que si tienes algún problema o conflicto con la familia de acogida, tendrás a una red de profesionales capacitados y dispuestos a ayudarte y a intermediar por tus intereses. ¡Y creedme, irte con esta seguridad al final te quita un peso tremendo de encima!

 

Espero que os aventuréis a ser Au Pair, ¡es algo que no se olvida en la vida!

 

Julia nos cuenta su experiencia de Au Pair de Verano en Córdoba

¡Hola! Soy Julia y soy Au Pair de Verano. Estoy absolutamente feliz con mi experiencia como Au Pair. ¡El tiempo ha pasado superrápido y ha sido una experiencia impresionante! Nunca he tenido una experiencia más fantástica y increíble, sin duda.

Ha sido una gran oportunidad para mi aprender otra cultura, otras costumbres y tradiciones y por supuesto, otro idioma. 

 

Mi familia de acogida vive en Córdoba y tiene una niña preciosa llamada Maya. Es una familia muy internacional porque el papa es francés y la mama italiana, así que así he podido aprender más de otras culturas también. Mi familia ha tratado muy muy bien y durante mi estancia en España me sentí cómoda y segura. Si ocurrían unas dificultades con la niña, mi familia me aconsejaba que tenía que hacer. He tenido mucha suerte con mi familia,  ¡muchas gracias por esta gran experiencia! Para mí la cosa más complicada es la diferencia entre nuestras culturas, pero con el paso del tiempo me acostumbré a todo y todas las dudas y dificultades desaparecieron. Hay que tener paciencia y trabajar los problemas de forma activa. Como os decía antes, hablando con tu familia se resuelven las cosas. 

En cada momento he intentado ser muy creativa. Me encantan las manualidades y Maya y yo nos hemos pasado todo el verano haciendo cosas. Si vas a ser Au Pair te aconsejaría que fueras creativa. En YouTube hay muchos videos donde puedes inspirarte y luego verás que a los niños les encanta!

 

Una cosa muy importante que me gustó mucho es la oportunidad de viajar. Durante mi estancia en España visité muchas ciudades y pueblos abriendo nuevos mundos para mí. 

 

También durante este periodo el equipo de Au Pair Conecta me ayudaba mucho, se interesaba por mi vida española y aconsejaba varias cosas. Esto me ha ayudado en no sentirme sola en ningún momento.

 

¡Espero poder participar en este programa de nuevo el año que viene! 

Muchas gracias desde Bielorrusia!

 

Paloma nos cuenta su año Au Pair en Londres - ¡con viaje a Chicago incluido!

Mi nombre es Paloma y comencé mi aventura Au Pair en Londres en agosto del 2017. Escribo este testimonio desde España justo unos días después de terminar esta increíble experiencia. Os puedo asegurar que ya echo de menos mucho mi vida allí; en resumidas cuentas ha sido el año de mi vida.

 

La razón por la que decidí convertirme en au pair en Londres obviamente es el idioma. Tener un buen nivel de inglés te abre muchas puertas, pero además quería darle un giro radical a mi vida. En mi situación me sentía con la necesidad de salir de mi zona de confort y ver mundo, y fue la mejor decisión que pude tomar.

 

No os voy a mentir, los primeros días son estupendos. Estas en Londres, todo te parece nuevo y fascinante, cada día que pasa no te puedes creer que vivas en esa ciudad tan alucinante, pero esa sensación solo dura unos días, después comienzas a extrañar tu casa, tu familia, tus amigos, tu comida, etc. Es muy duro salir de tu zona de confort y más en un país donde no hablas ni entiendes bien el idioma. Y por mucho que creas que sabes inglés, hasta que no forme parte de tu vida todos los días no te das cuenta de lo mucho que te falta por aprender.

Para mí, los primeros tres meses fueron  muy duros y cada día que pasa te dan ganas de tirar la toalla y volver a casa, aunque mi host family fuera estupenda y los niños un encanto. Llegas a un país distinto totalmente sola, sin amigos y sin familia que esté a tu lado. Pero no os preocupéis y sed fuertes, no sé cómo explicarlo pero esa sensación dura solo uno o dos meses. En el momento que comenzáis a hacer amigos y podéis comunicaros mejor con la host family todo va como la seda.

 

Mi recomendación es que conozcáis gente española, cread un grupo de amigos con el que os sintáis bien. Yo ponía comentarios en grupos de Facebook como “Españoles en Londres” por si a alguien le apetecía tomar algo, así conocí a las que hoy considero mis hermanas de Londres. También podéis preguntar a vuestra host family si conocen a familias que también tengan Au Pairs, sean de la nacionalidad que sean. Lo bueno de irse a otro país es que todos estamos abiertos a conocer gente nueva. Y no se trata solo de hacer amigos españoles, con el tiempo conoceréis personas de todas partes del mundo (en clases de inglés, en quedadas, en fiestas, etc.) y será ahí cuando ya de verdad cogeréis fluidez con el idioma.

 

Con respecto a la host family, vuestro trabajo es cuidar de los niños y formar parte como una más de la familia, como una hermano/a mayor. Yo ya había conocido varios casos de Au Pairs con muy mala experiencia con la familia por eso no lo dude y me puse en contacto con Au Pair Conecta, ya me la habían recomendado como muy buena agencia y te garantiza que las familias cumplen con lo acordado antes de llegar al nuevo país. Además ellas están siempre ahí para ti por si necesitas algo y son todas unas profesionales.

La búsqeuda en mi caso fue rápido, de varios perfiles que me mandaron escogí entre los que más se ajustaban a mis gustos y con la primera familia que me entrevisté hice click y esa se convirtió en mis hostfamily. ¡Pero yo os recomiendo que no tengáis prisa!

 

No es un trabajo duro, a los niños se les coge cariño enseguida y pronto te acostumbras a las costumbres de la familia. En mi caso, mi host family era hindú, así que aprendí muchísimo de su cultura y comida, incluso llegue a ir a una boda hindú con ellos, ¡algo que fue ALUCINANTE! No os cerréis nunca a familias de otras culturas porque aprenderéis muchísimo de ellas.

 

Mi parte favorita de toda esta experiencia fueron los viajes. Londres está muy bien comunicada con muchas ciudades y países, tanto en tren, avión como en autobús. Os puedo presumir que en 11 meses he visitado Cambrige, París, Ámsterdam, Brujas, Gante, Bruselas, Edimburgo, Dublín y hasta Chicago. El viaje a Chicago fue un regalo de despedida de mi host family, que son súper generosos y tengo una suerte que ni me la creo. Todos los demás viajes me los pagué con el dinero de bolsillo, que aunque no es muchísimo y la ciudad es muy cara, si te organizas bien te da para salir, viajar y todo lo que quieras.

 

Y con lo que todos se preguntan: ¿se aprende inglés? Sí, y mucho. La necesidad hace que tengas que aprenderlo y rápido. Al principio te dará vergüenza decir cada palabra pero no seáis tímidos, que todo el mundo entiende que no es vuestro idioma e incluso os echan una mano. Así que cara dura y a hablar como cotorras.

 

 

Y para terminar, mil infinitas gracias al fabuloso grupo que forma Au Pair Conecta. Me encontraron una familia estupenda, me atendían siempre muy rápido y os puedo garantizar que podéis confiar en ellas 100%. Más profesionales que ellas no las vais a encontrar, tanto que pienso repetir un año más con ellas pero en esta ocasión en Roma.

 

Mucha suerte a todos y todas las que emprendéis esta aventura, espero que sea el año de vuestra vida como lo ha sido para mí. 

Javier nos cuenta su experiencia de 21 meses en Londres

¡Hola! Mi nombre es Javier, tengo 25 años y soy de Málaga. Mi estancia ha sido de 21 meses en la ciudad de Londres.
 
En primer lugar me gustaría hablar de mi familia, que me acogió como uno más desde el principio. Me acuerdo que el más pequeño, Kristian, nada más verme entrar por la puerta, se asustó y se escondió debajo de la mesa. Ahora cada vez que me ve solo quiere jugar fútbol o ver la tele conmigo. El otro “diablo” es Theodore, que no para de gastar bromas a todo el mundo. Además, no para de hablar de fútbol, es todo un apasionado.
 
Respecto a mis tareas del día a día, se centraban en llevar y recoger a los niños del colegio y llevar a los niños a diferentes actividades como clases de piano o piscina. También me encargaba de algunas tareas de casa como hacer la cena y limpiar semanalmente la ropa y sus respectivos cuartos.

 

El lugar donde residía es Hanwell, un barrio muy familiar  en el oeste de Londres. Es un lugar encantador con grandes zonas verdes y muchos pub ingleses. Es idóneo si buscas acostumbrarte a la vida social inglesa.

 

Por último quiero dar la gracias a Au Pair Conecta por darme esta oportunidad y experiencia inolvidable mediante la que hice muchos amigos. No puedo decir que echaré de menos a mi familia de acogida porque volveré en Septiembre, pero esta vez como estudiante de un master. Tendré muchas oportunidades de verlos, ¡casi más que mi propia familia!

Juan Carlos nos cuenta su experiecia Au Pair en UK

¡Hola a todos! Mi nombre es Juan Carlos, tengo 24 años y actualmente estoy como Au Pair en el Reino Unido.

 

Tiempo antes estudiaba inglés por mi cuenta pero no notaba demasiado avance hasta que un día decidí barajar la opción quedarme una estancia más larga en Inglaterra. Aproveché mi gusto y dedicación con los niños para decantarme por una estancia Au Pair.

 

Empecé la búsqueda por mí mismo en páginas de internet pero tras meses de intento no fui capaz de concretar nada. Finalmente decidí contactar con la agencia Au Pair Conecta. De repente todo fue muy fácil y rápido! Hicimos una entrevista por Skype y me aclararon todo el proceso y documentación que hacía falta para la búsqueda. Una vez terminado mi perfil me mandaron varios perfiles de familias y hice varias entrevistas por Skype con las familias. ¡Y tras una semana ya había encontrado una familia que se amoldara a mí! Como os digo, ¡todo muy fácil y rápido!

 

Las primeras semanas aquí no son fáciles, tienes que adaptarte a todo. Todo es nuevo y cualquier cosa genera un reto, pero de repente un día te das cuenta que estás acostumbrándote a todo. Estoy al cargo de dos niños de 5 y 3 años y mi horario es de 6:30-9:00 y por las tardes algunos días los recojo a las 15:10 y otros días a las 17:10 dependiendo si van a "After School" esos días. En total son unas 25 horas semanales con los fines de semana libres. Se dispone de mucho tiempo libre que te permite viajar, conocer otros au pair, aprender sobre la cultura..etc.

 

Creo que es una experiencia en la que aprendes muchísimo, te permite conocerte a ti mismo, conocer tu respuesta ante distintas situaciones a las que vas a tener que enfrentarte, conoces gente de todo el mundo la cual te transmite nuevas formas de verlo todo. En general, acabé viniendo por el inglés, pero creo que me voy a ir habiendo adquirido cosas más importantes. Eso sí, mi inglés también ha experimentado una enorme mejora. 

 

¡Recomiendo la experiencia a todo aquella persona que lo esté pensando porque es algo irrepetible!

Au Pair de Verano en UK

¡Hola! Mi nombre es Arantxa, tengo 21 años y hace poco terminé mi estancia como Au Pair en Inglaterra.

Hace tiempo que lo tenía en mente y como acabé antes las clases me animé para ir todo el verano.

He estado viviendo en un pueblo llamado Buryst Edmunds al noroeste de Londres, muy cerca de Cambridge. Eran encantadores! Desde el primer momento que llegué me trataron como una más de su familia, de hecho se podría decir que no parecía que trabajara para ellos.

Mi horario era bastante sencillo, excepto por alguna modificaciones puntuales en las que siempre se me seguían respetando las horas de trabajo, trabajaba por las mañanas de lunes a viernes de 8:30/9:00 a 12:30/15:00 (dependiendo del día) y una tarde a la semana de 19:00 a 20:00 acostando a los niños. En total hacía 25 horas semanales y el resto de tardes y el fin de semana lo tenía libre.

En mis tardes y días libres podía hacer lo que quisiera, bien seguir con los planes de la familia (siempre era bienvenida) o bien quedarme en casa o irme por ahí. La familia siempre contó conmigo para los planes e incluso para los viajes. Tuve la suerte de viajar con ellos a Gales durante 4 días, a York 3 y a diferentes pueblos cercanos al nuestro para pasar el día como Ely, Newmarket, Therford... Además de pasar tiempo con la familia, hice un par de amigas Au Pairs españolas gracias a la aplicación "excuses to meet". A esta aplicación me dió acceso mi agencia Au Pair Conecta y tengo que decir que está muy bien. Tuvimos la suerte de que una de ellas tenía coche propio (que le puso su familia) y pudimos visitar varios pueblos y ciudades como Cambridge, Oxford, Londres, Cromer, Norwich, Colchester, Huntenton ... Creo que se podría decir que hemos visto buena parte de Inglaterra!

En general, creo que es una experiencia fantástica que te cambia la forma de ver las cosas y te llena mucho por dentro. El conocer otra cultura, poder viajar, ver cosas, conocer gente, vivir con tu familia y cuidar a los niños día a día.

Sin duda me llevo mucho aprendizaje y una experiencia única. Repetiría sin pensarlo!

 

Paula nos cuenta su experiencia como Au Pair en UK

¡Hola! Mi nombre es Paula, tengo 19 años, y he estado durante 6 meses en Inglaterra.

Al quedarme sin plazas en lo que yo quería estudiar, decidí que era hora de emprender una nueva experiencia, y así aprovechar el año y aprender inglés. Por lo que ser Au Pair me pareció una gran idea.

Puedo decir con total seguridad, que mi experiencia de Au Pair ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, a pesar de que mi comienzo no fue muy bueno, encontré una familia estupenda que a dia de hoy considero como una segunda familia allí.

Está compuesta por 3 niños, la mayor, Daisy de 5 años, la pequeña Poppy que acaba de cumplir 4 y el pequeño Aster de tan solo 8 meses, y los padres, Claire y Shaun.

Tanto los padres como los niños son encantadores, y me han ayudado siempre en todo lo posible, intentando ponerme las cosas siempre fáciles. Me tratan desde el primer día como si fuese parte de la familia, pero también me dejan mucho espacio, la verdad, no puedo imaginarme una familia mejor.

Aunque al principio 3 eran mucho, no me lo he podido pasar mejor, me he reído muchísimo, y les he cogido muchísimo cariño, a pesar de ser tan pequeños me han ayudado mucho (y los padres también) a integrarme, sentirme una más de la familia, y con el idioma.

Mis tareas consistían en prepararlos para la guardería y colegio, llevarlos (los días que tenían que ir) o entretenerlos y jugar con ellos cuando no tenían guardería, darles el almuerzo, recogerlos, la merienda, y en ocasiones la cena.

Está en una mini ciudad en el sur de Londres, allí encontré una escuela de idiomas a la que podía ir cuando los niños estaban en la guardería y conocí a personas que hoy en día son mis amigas. 

A través de esta experiencia me he dado la oportunidad de conocer sitios que jamás habría visto si no hubiese estado allí, y conocer personas que hoy en día son muy importantes para mí. 

 

No solo la familia, o los amigos que he creado, sino también mi actual pareja, sí, me enamoré en Inglaterra, y en parte lo he conocido gracias a Au Pair Conecta.

Después de esta experiencia de 6 meses, en la que he mejorado mi inglés, me ha dado experiencia para el día de mañana, me ha hecho crecer como persona, y me ha hecho enamorarme, toca volver a casa a seguir formándome.

Mil gracias por vuestra ayuda en todo, y amabilidad, gracias por haberme ayudado a exprimir y disfrutar esta experiencia que ha hecho que todos mis propósitos se consiguiesen.

Recomiendo esta experiencia a todo aquel que quiera vivir una de las mejores aventuras.

Me llevo muchísimo, y echo muchísimo de menos a mis 3 pequeños monstruitos, pero gracias a todo el esfuerzo y cariño, no será la última vez.

 

 

 

 

Páginas