Lidia nos cuenta su experiencia como Au Pair de año escolar en Irlanda. ¡Una experiencia única!

¡Hola! Mi nombre es Lidia y me gustaría contaros mi experiencia como Au Pair de año escolar en Irlanda. Mi experiencia en Irlanda con mi familia de acogida ha sido muy buena, estoy muy feliz de haber tomado la decisión de venirme. Decidí irme un año de Au Pair porque no tenía nivel de inglés, y es una buena forma de vivir un año fuera sin que te cueste mucho dinero y vivir una gran experiencia. Además, adoro trabajar con niños!

 

Conocí a esta empresa a través de la mejor amiga de mi prima, que se fue como Au Pair un verano y quedó súper satisfecha con la agencia. Además, yo prefería irme con agencia ya que te da una seguridad: la agencia me buscaba una familia acorde a lo que yo buscaba y podía hacerme una idea de cómo ellos eran. También, si en algún momento hubiese tenido un problema o no hubiese estado cómoda, hubiese tenido a quien recurrir. Aunque por suerte nunca he tenido ningún problema y nunca he tenido que recurrir a la agencia durante mi estancia, durante este año han estado ahí preocupándose por mí y mandándome mensajes de vez en cuando para ver que tal estaba. Además, muchas veces me mandaban emails con juegos y manualidades para poder hacer con los niños. Fueron muy útiles! Por ello, yo recomiendo tomar esta experiencia junto a ellos.

 

El proceso de búsqueda de familia fue fácil y eficaz. Solo tuve que rellenar mi perfil y los papeles que la agencia te pedía y luego ellos me mandaron varios perfiles de familias acordes con lo que yo buscaba. Hablé con ellos a través de email, y luego hice un Skype con las familias que más me convencieron. Finalmente, me sentí súper feliz y a gusto con una familia, que es con la que he convivido este año.

 

Los primero días fueron muy extraños para mí. Estaba sola, en otro país, lejos de mi casa, viviendo con una familia a la que no conocía y hablando un idioma que no entendida. Pero en todo momento la familia fue encantadora conmigo: intentaban hacerme sentir como en casa, que yo formara parte de su día a día y, sobre todo, se esforzaban porque yo los entendiera. Al llegar, pensaba que iba a ser uno de los peores años de mi vida; pero poco a poco, te das cuenta de que no, de que estás viviendo una gran experiencia con una familia maravillosa y conociendo a mucha gente y viviendo algo que que solo sucede una vez en la vida. Desarrollas conexión muy especial con algunas personas, ya que lo que vives en España en un año, aquí puedes vivirlo en un mes. Incluso pensé en quedarme más tiempo.

Ahora que mi experiencia por Irlanda se ha acabado, miro atrás y pienso todo lo que he aprendido, disfrutado y vivido. El tiempo ha volado, y sin ninguna duda volvería a repetirlo mil veces más.

 

De este año me llevo muchos aprendizajes: he aprendido un idioma nuevo, a convivir con personas diferentes a mí, a ser más independiente, a afrontar problemas y he conocido a gente de muchas nacionalidades con culturas muy diferentes de las que he aprendido algo nuevo. Con ellos me llevo muchos recuerdos: los primeros días con mis niños, la graduación de la guardería de la pequeña, el viajar con mis amigas, pequeñas excursiones… Pero lo más importante que me llevo es el cariño de una gran familia con la que he vivido un año, muchas grandes amigas y todo lo aprendido y vivido.

 

 

 

Para mí, aquí en Irlanda, mis amigas han sido mi segunda familia, con las que salir, viajar, pasar buenos momentos y poder despejarme. Todas aquí venimos solas, entonces rápidamente se forma una gran familia sin conoceros de nada. Pero lo que más me ha gustado de eso es que entre nosotras somos muy distintas, y que a lo mejor personas con la que en tu día a día no te juntarías nunca, aquí han sido de mis mejores amigas. Este año he viajado por toda Irlanda y además he estado en Londres, Liverpool, Manchester, Edimburgo, Glasgow, Eindhoven, Bruselas y Frankfurt.

 

Creo que ha sido la mejor decisión que he podido tomar nunca.

¡¡Ha sido un gran año que nunca olvidaré!!