Testimonios

¡Au pair Conecta ha creado el nuevo apartado de Testimonios! Te invitamos, a que conozcas nuestros programas, a través de las historias y experiencias reales, narradas por nuestras Au pairs y/o Familias de Acogida. Ya contamos con algunos testimonios de nuestras Au pairs y Familias. Si estas interesada/o en enviarnos tu testimonio, puedes contactar con nuestro equipo de Au pair Conecta en info@aupairconecta.com o simplemente enviarnos tu testimonio junto algunas fotos.

Javier nos cuenta su experiencia de 21 meses en Londres

¡Hola! Mi nombre es Javier, tengo 25 años y soy de Málaga. Mi estancia ha sido de 21 meses en la ciudad de Londres.
 
En primer lugar me gustaría hablar de mi familia, que me acogió como uno más desde el principio. Me acuerdo que el más pequeño, Kristian, nada más verme entrar por la puerta, se asustó y se escondió debajo de la mesa. Ahora cada vez que me ve solo quiere jugar fútbol o ver la tele conmigo. El otro “diablo” es Theodore, que no para de gastar bromas a todo el mundo. Además, no para de hablar de fútbol, es todo un apasionado.
 
Respecto a mis tareas del día a día, se centraban en llevar y recoger a los niños del colegio y llevar a los niños a diferentes actividades como clases de piano o piscina. También me encargaba de algunas tareas de casa como hacer la cena y limpiar semanalmente la ropa y sus respectivos cuartos.

 

El lugar donde residía es Hanwell, un barrio muy familiar  en el oeste de Londres. Es un lugar encantador con grandes zonas verdes y muchos pub ingleses. Es idóneo si buscas acostumbrarte a la vida social inglesa.

 

Por último quiero dar la gracias a Au Pair Conecta por darme esta oportunidad y experiencia inolvidable mediante la que hice muchos amigos. No puedo decir que echaré de menos a mi familia de acogida porque volveré en Septiembre, pero esta vez como estudiante de un master. Tendré muchas oportunidades de verlos, ¡casi más que mi propia familia!

Juan Carlos nos cuenta su experiecia Au Pair en UK

¡Hola a todos! Mi nombre es Juan Carlos, tengo 24 años y actualmente estoy como Au Pair en el Reino Unido.

 

Tiempo antes estudiaba inglés por mi cuenta pero no notaba demasiado avance hasta que un día decidí barajar la opción quedarme una estancia más larga en Inglaterra. Aproveché mi gusto y dedicación con los niños para decantarme por una estancia Au Pair.

 

Empecé la búsqueda por mí mismo en páginas de internet pero tras meses de intento no fui capaz de concretar nada. Finalmente decidí contactar con la agencia Au Pair Conecta. De repente todo fue muy fácil y rápido! Hicimos una entrevista por Skype y me aclararon todo el proceso y documentación que hacía falta para la búsqueda. Una vez terminado mi perfil me mandaron varios perfiles de familias y hice varias entrevistas por Skype con las familias. ¡Y tras una semana ya había encontrado una familia que se amoldara a mí! Como os digo, ¡todo muy fácil y rápido!

 

Las primeras semanas aquí no son fáciles, tienes que adaptarte a todo. Todo es nuevo y cualquier cosa genera un reto, pero de repente un día te das cuenta que estás acostumbrándote a todo. Estoy al cargo de dos niños de 5 y 3 años y mi horario es de 6:30-9:00 y por las tardes algunos días los recojo a las 15:10 y otros días a las 17:10 dependiendo si van a "After School" esos días. En total son unas 25 horas semanales con los fines de semana libres. Se dispone de mucho tiempo libre que te permite viajar, conocer otros au pair, aprender sobre la cultura..etc.

 

Creo que es una experiencia en la que aprendes muchísimo, te permite conocerte a ti mismo, conocer tu respuesta ante distintas situaciones a las que vas a tener que enfrentarte, conoces gente de todo el mundo la cual te transmite nuevas formas de verlo todo. En general, acabé viniendo por el inglés, pero creo que me voy a ir habiendo adquirido cosas más importantes. Eso sí, mi inglés también ha experimentado una enorme mejora. 

 

¡Recomiendo la experiencia a todo aquella persona que lo esté pensando porque es algo irrepetible!

Au Pair de Verano en UK

¡Hola! Mi nombre es Arantxa, tengo 21 años y hace poco terminé mi estancia como Au Pair en Inglaterra.

Hace tiempo que lo tenía en mente y como acabé antes las clases me animé para ir todo el verano.

He estado viviendo en un pueblo llamado Buryst Edmunds al noroeste de Londres, muy cerca de Cambridge. Eran encantadores! Desde el primer momento que llegué me trataron como una más de su familia, de hecho se podría decir que no parecía que trabajara para ellos.

Mi horario era bastante sencillo, excepto por alguna modificaciones puntuales en las que siempre se me seguían respetando las horas de trabajo, trabajaba por las mañanas de lunes a viernes de 8:30/9:00 a 12:30/15:00 (dependiendo del día) y una tarde a la semana de 19:00 a 20:00 acostando a los niños. En total hacía 25 horas semanales y el resto de tardes y el fin de semana lo tenía libre.

En mis tardes y días libres podía hacer lo que quisiera, bien seguir con los planes de la familia (siempre era bienvenida) o bien quedarme en casa o irme por ahí. La familia siempre contó conmigo para los planes e incluso para los viajes. Tuve la suerte de viajar con ellos a Gales durante 4 días, a York 3 y a diferentes pueblos cercanos al nuestro para pasar el día como Ely, Newmarket, Therford... Además de pasar tiempo con la familia, hice un par de amigas Au Pairs españolas gracias a la aplicación "excuses to meet". A esta aplicación me dió acceso mi agencia Au Pair Conecta y tengo que decir que está muy bien. Tuvimos la suerte de que una de ellas tenía coche propio (que le puso su familia) y pudimos visitar varios pueblos y ciudades como Cambridge, Oxford, Londres, Cromer, Norwich, Colchester, Huntenton ... Creo que se podría decir que hemos visto buena parte de Inglaterra!

En general, creo que es una experiencia fantástica que te cambia la forma de ver las cosas y te llena mucho por dentro. El conocer otra cultura, poder viajar, ver cosas, conocer gente, vivir con tu familia y cuidar a los niños día a día.

Sin duda me llevo mucho aprendizaje y una experiencia única. Repetiría sin pensarlo!

 

Paula nos cuenta su experiencia como Au Pair en UK

¡Hola! Mi nombre es Paula, tengo 19 años, y he estado durante 6 meses en Inglaterra.

Al quedarme sin plazas en lo que yo quería estudiar, decidí que era hora de emprender una nueva experiencia, y así aprovechar el año y aprender inglés. Por lo que ser Au Pair me pareció una gran idea.

Puedo decir con total seguridad, que mi experiencia de Au Pair ha sido una de las mejores experiencias de mi vida, a pesar de que mi comienzo no fue muy bueno, encontré una familia estupenda que a dia de hoy considero como una segunda familia allí.

Está compuesta por 3 niños, la mayor, Daisy de 5 años, la pequeña Poppy que acaba de cumplir 4 y el pequeño Aster de tan solo 8 meses, y los padres, Claire y Shaun.

Tanto los padres como los niños son encantadores, y me han ayudado siempre en todo lo posible, intentando ponerme las cosas siempre fáciles. Me tratan desde el primer día como si fuese parte de la familia, pero también me dejan mucho espacio, la verdad, no puedo imaginarme una familia mejor.

Aunque al principio 3 eran mucho, no me lo he podido pasar mejor, me he reído muchísimo, y les he cogido muchísimo cariño, a pesar de ser tan pequeños me han ayudado mucho (y los padres también) a integrarme, sentirme una más de la familia, y con el idioma.

Mis tareas consistían en prepararlos para la guardería y colegio, llevarlos (los días que tenían que ir) o entretenerlos y jugar con ellos cuando no tenían guardería, darles el almuerzo, recogerlos, la merienda, y en ocasiones la cena.

Está en una mini ciudad en el sur de Londres, allí encontré una escuela de idiomas a la que podía ir cuando los niños estaban en la guardería y conocí a personas que hoy en día son mis amigas. 

A través de esta experiencia me he dado la oportunidad de conocer sitios que jamás habría visto si no hubiese estado allí, y conocer personas que hoy en día son muy importantes para mí. 

 

No solo la familia, o los amigos que he creado, sino también mi actual pareja, sí, me enamoré en Inglaterra, y en parte lo he conocido gracias a Au Pair Conecta.

Después de esta experiencia de 6 meses, en la que he mejorado mi inglés, me ha dado experiencia para el día de mañana, me ha hecho crecer como persona, y me ha hecho enamorarme, toca volver a casa a seguir formándome.

Mil gracias por vuestra ayuda en todo, y amabilidad, gracias por haberme ayudado a exprimir y disfrutar esta experiencia que ha hecho que todos mis propósitos se consiguiesen.

Recomiendo esta experiencia a todo aquel que quiera vivir una de las mejores aventuras.

Me llevo muchísimo, y echo muchísimo de menos a mis 3 pequeños monstruitos, pero gracias a todo el esfuerzo y cariño, no será la última vez.

 

 

 

 

Victoria comparte con nosotros su experiencia como Au Pair en Oxford (UK)

Mi nombre es Victoria, tengo 33 años y he sido Au Pair en Oxford, Inglaterra, durante 7 meses.

Llegué 3 meses antes de ser Au Pair a Inglaterra, y desde allí, me puse en contacto con la Agencia Au Pair conecta, que hizo que, algo que puede parecer difícil y costoso al estar lejos, fuera súper sencillo y rápido. Gracias a ellas, encontré una familia maravillosa que me hizo sentir como una más de la familia. Todo el mundo habrá oído hablar de Oxford, una de las ciudades universitaria más importante de Inglaterra, una ciudad pequeña, pero con un enorme encanto donde he compartido muchas risas y momentos increíbles con personas maravillosas de muchas partes del mundo. Y todo ello fue posible gracias a mi gran familia de acogida, formada por tres niños, Jack de 8 años, Max de 5 y Tom de 2, y sus padres. Desde el momento en que entré en la casa me sentí como en casa. Los niños me habían hecho unos dibujos de bienvenida que los guardaré con cariño toda mi vida, los padres me estaban esperando con la cena preparada y una botella de vino para celebrar mi llegada. Me sentí muy querida.

 

Mi hostmother es muy amable. Ella me contrató una clase de autoescuela para practicar un poco antes de coger el coche, ya que tenía que llevar a los niños al cole a las afueras de Oxford. También con el idioma, incluso me pagaba la mitad de mis clases de inglés. Todos me han ayudado con el idioma, incluso Tom el peque de la familia, me corregía.  De todos he aprendido.  Siempre han intentado que yo estuviera bien. Me preguntaban que me gustaba comer para comprármelo y tenían muchos detalles así conmigo. Mi hostfather me ayudaba con los niños un montón, ya que la madre trabajaba fuera y no estaba en casa algunos días, pero él, incluso había días que salía antes del trabajo y me ayudaba con la cena y los baños.

 

Básicamente, las tareas que tenía que realizar se centraban en limpiar la habitación y cuarto de baño de los niños una vez a la semana, la ropa de éstos, llevarlos al cole, ordenar después del desayuno. Los niños muchas veces eran muy traviesos, pero son niños¡¡

 

El último fin de semana que estuve allí, me invitaron a cenar mi hostmother y mi hostfather. Me hicieron unos regalos maravillosos y al día siguiente nos fuimos con los niños a comer todos juntos para despedirme de ellos. Fue genial.

 

En definitiva, ha sido una experiencia súper enriquecedora, que me ha servido para mejorar mi inglés, a no tener miedo a lo desconocido, convivir con una gran familia a la que no olvidaré y con la que espero seguir manteniendo contacto por mis niños, porque realmente se les coge mucho cariño y, para conocer a unas personas a las cuáles hoy considero amigas para siempre.

Angelina y su experiencia como Au Pair en España

 

Hola a todos:

 

Mi nombre es Angelina, tengo 18 años y después de mi bachillerato empecé el viaje a España como Au Pair en una familia. La idea de vivir casi un año fuera en otro país me encantaba desde hace mucho tiempo, especialmente España por su cultura,su lengua,sus costumbres y su gente amable. Nuestro profesor de español en Alemania siempre nos cantaba de sus viajes solos en Latinoamérica durante su juventud y sus experiencias. Por eso tenía ganas de vivir en otro país por un tiempo, conocer a nueva gente y visitar muchos sitios.

La aventura empezó el 1 de agosto de 2016 con el avión a Alicante, una ciudad en la costa blanca. Al principio todo era difícil y nuevo y después de algunas días de mi llegada fuimos directamente con el barco de la familia a Ibiza y a Formentera. Por eso la primera semana era muy dura para mi y lloré mucho por el comportamiento de los padres quienes estaban insatisfechos conmigo. Solamente tenía que cuidar de una chica de 4 años. A las 7:45 de la mañana preparaba el desayuno y ayudaba la poner la ropa. En las mañanas fui a una academia para mejorar mis conocimientos de idioma de espanol. Después tenía tiempo libre hasta las cinco por la tarde. A esa hora estaba jugando con ella. Como fue verano y la niña tuvo vacaciones, nadamos mucho en la piscina al lado de la casa, visitamos a sus primos y amigos de los padres. En Alicante hice muchas experiencias con la gente y empecé a sentirme como una persona independiente porque la familia me ayudó muy poco.Cada día la situación con la familia empeoraba porque faltaba la organizacíón y los padres discutaban mucho sobre su relación. Por eso no me sentía muy contenta con ellos. Además me dijeron que tengo que cambiar la familia. Por fin quisieron que me quedara en su familia pero yo preferí cambiar a otra familia. Un factor importante en este caso fue que los padres se separaron al final y tampoco me dijeron razonable adios cuando fue la hora de salir para siempre de su casa. Para cambiar la familia la agencia “Au Pair Conecta” me ayudó a encontrar a una nueva familia y hablabamos muchas veces por Skype. Resultó que al final me decidí para una familia en Sevilla.

 

Un viaje largo y solo con el autobús empezó .12 horas por la noche en la direción a Andalucía llegué el día con la más lluvia que nunca he visto antes en Espana, pero la primera impresión con la familia era fantastíco. Una familia completamente calurosa, abierta, con mucha gracia y felicidad. Me sentía directamente cómoda desde del abrazo y besos hasta ahora y como un miembro de la familia. La familia de acogida es muy símpatica y se puede hablar muy bien con ellos sobre todo. Al inicio la agencia me informó sobre la academia de idiomas, me ayudó sobre todo y también me puso en contacto con otros Au Pairs.

Mis días durante de la semana empezaban a las ocho de la mañana. Cogía la bicicleta para ir a la escuela de idioma pero desgraciadamente estaba un poco lejos. También había una conexión con el autobús que se podía usar. Me gustaban mucho los profesores y el jefe de la escuela. Estaba muy contenta allí. Ofrecían casi cada fin de semana una excursión, una visita, hacíamos fiestas de sangria, veíamos peliculas, hablabamos mucho, disfrutabamos o ibamos a sitios bonitos como por ejemplo Granada y Ronda. Pero también pasaba mucho tiempo con mi familia de acogida o habían fines de semana para descansar o de hacer cosas con nuevos amigos. Tenía que cuidar de un chico de cuatro años y una chica de siete años. Mi horario de trabajo empezaba a las 13 :15 cuando recogía los niños de la escuela y ibamos a casa para almorzar. Tres días entre la semana tenían un poco tiempo colegio por la tarde y también habían días cuando tenían piscina. En esos momentos disfrutaba de mi tiempo libre. Muchas veces iba con ellos al parque durante mi trabajo porque tenían mucha energía o estabamos en la casa jugando, pintando, aprendiendo inglés hehe y reíamos mucho. Todos los fines de semana tenía tiempo libre y por suerte solo habían pocas veces noches de babysitting. Aparte de los otros Au Pairs era mi vida como Au Pair un poco diferente. Normalmente se vive en la casa de la familia pero yo vivía en la casa del hermano de mi padre de acogida que estaba cerca de su casa porque no tenían suficiente espacio para otra persona en su vivienda. Para mi no era un problema y me gustaba mucho porque me sentía más independiente y tenía tranquilidad cuando la necesitaba. Me quedé hasta junio y me alegraba mucho la vida en Sevilla. Sevilla es una ciudad muy bonita, cultural y vivida. Se encuentra mucha gente y cada día cosas nuevas.

 

En resumen yo pasé muy bien mi año en el extranjero y solo puedo animaros a hacer vuestras experiencias en el extranjero. Hay muchas cosas de hacer, no solo Au Pair sino también Work and Travel y esas cosas. Creo que eso también es muy interesante. Se aprende cosas sobre su mismo, sobre el mundo, sobre todo un poco y es muy bien tener experiencias, especialmente en las edades jovenes y sobre todo es una ventaja para tú desarollo y conocimiento.

 

Saludos,

Angelina

Komal y Au Pair Conecta: su experiencia de hacer una práctica

¡Hola! Mi nombre es Komal Nasir y tengo 20 años. Hice una práctica con Au Pair Conecta durante los meses febrero, marzo, y abril del año 2017. Recibí la oportunidad hacer esta práctica a través de mi programa de estudios en el extranjero llamada CIEE.

Cuando estaba trabajando en mi empresa, Au Pair Conecta, el trabajo siempre era muy especial para mí porque tenía algunas Au Pairs cuando era niña. Antes de esta experiencia, pensé que sabía todo de cómo funciona esta empresa, pero después entendí la cantidad e importancia de este tipo de trabajo mucho más. Después de sólo 100 horas con Au Pair Conecta, tenía un conocimiento muy profundo de la empresa y gané muchas habilidades nuevas.

Au Pair Conecta es una empresa pequeña en tamaño pero grande en su impacto. La misión es combinar las familias, que necesitan alguien para cuidar por niños, con adultos jóvenes (los niñeros), que quieren aprender un nuevo lenguaje y ganar dinero, y satisfacer efectivamente las necesidades y los deseos de ambos lados. Por eso, este programa es visto como un intercambio cultural y una situación de ganar-ganar para ambos partes.

Desde que Au Pair Conecta sólo consiste de tres personas, era muy fácil recibir tarea; es decir, no era aburrido. El ambiente era muy cómodo y se siente cómo una familia porque nosotros (Belén, Ana, y yo)  siempre trabajamos juntos. Yo trabajé en varias tareas. Entrevisté más de 15 posibles candidatos de Au Pair de otros países, escribí y publique 7 artículos para la página web Au Pair Conecta, mandé correos electrónicos semanales a los Au Pairs de Sevilla sobre las actividades en Sevilla durante esa semana, gestioné todos los sitios de redes sociales, y traduje documentos desde español a inglés y viceversa. Siempre me sentía que estaba haciendo un impacto real en la empresa.

Esta práctica definitivamente me ha beneficiado como profesional. Si alguna vez quiero trabajar internacionalmente en un país española, empresa española, o empresa americana que necesita español, puedo hablar de esta experiencia. La mayoría de la gente de mi edad no tiene ninguna experiencia con trabajo internacional; por lo tanto, tengo un aspecto muy atraído y competitivo en mi resumen. También ahora soy más hábil en la realización de entrevistas y la construcción de sitios web, dos habilidades que no sabía antes y que ahora puedo utilizar en mi carrera futura. La construcción de los sitios web es importante porque la tecnología continúa crecer y tiene una presencia más grande cada día. La realización de entrevistas es importante porque si sea una directora en futuro, tendré que dar entrevistas a candidatos para la empresa. Además, ahora tengo más referencias profesionales como opciones si las necesito para un puesto en el futuro.

La práctica no sólo me ha ayudado profesionalmente, sino también personalmente. Como dije antes, solía ​​tener Au Pairs cuando era pequeña y ahora me siento que entiendo más el trabajo para encontrar el Au Pair perfecto para cada familia. El proceso no es tan fácil; tomó mucho tiempo para asegurar que un Au Pair igualaría bien y sentirse bien con una familia. Hacer la práctica también ha mejorado mi capacidad de escribir y hablar en español porque todos los martes y jueves yo tenía que usar español. Mejorar mi español era un gran objetivo que tuve cuando llegué a España y estoy muy contenta con las resultas. Además, mis jefes me dieron muchos consejos y me enseñaron mucho sobre Sevilla en general. Recibí consejos sobre restaurantes en Sevilla, playas en España, sitios para ver las procesiones durante Semana Santa, conocimiento de cosas durante la Feria, y mucho más.

En general, la práctica me ha hecho más única y me trajo alegría. Si alguien ve que he completado una práctica en otro país, dará cuenta que tuve la determinación, la motivación y la habilidad para empujarme fuera de mi zona de confort. También, tenía relaciones buenas con Belén y Ana, que añadió a esta experiencia fantástica. Recomiendo una práctica con Au Pair Conecta sin duda. ¡Hola! Mi nombre es Komal Nasir y tengo 20 años. Hice una práctica con Au Pair Conecta durante los meses febrero, marzo, y abril del año 2017. Recibí la oportunidad hacer esta práctica a través de mi programa de estudios en el extranjero llamada CIEE.

Cuando estaba trabajando en mi empresa, Au Pair Conecta, el trabajo siempre era muy especial para mí porque tenía algunas Au Pairs cuando era niña. Antes de esta experiencia, pensé que sabía todo de cómo funciona esta empresa, pero después entendí la cantidad e importancia de este tipo de trabajo mucho más. Después de sólo 100 horas con Au Pair Conecta, tenía un conocimiento muy profundo de la empresa y gané muchas habilidades nuevas.

Au Pair Conecta es una empresa pequeña en tamaño pero grande en su impacto. La misión es combinar las familias, que necesitan alguien para cuidar por niños, con adultos jóvenes (los niñeros), que quieren aprender un nuevo lenguaje y ganar dinero, y satisfacer efectivamente las necesidades y los deseos de ambos lados. Por eso, este programa es visto como un intercambio cultural y una situación de ganar-ganar para ambos partes.

Desde que Au Pair Conecta sólo consiste de tres personas, era muy fácil recibir tarea; es decir, no era aburrido. El ambiente era muy cómodo y se siente cómo una familia porque nosotros (Belén, Ana, y yo)  siempre trabajamos juntos. Yo trabajé en varias tareas. Entrevisté más de 15 posibles candidatos de Au Pair de otros países, escribí y publique 7 artículos para la página web Au Pair Conecta, mandé correos electrónicos semanales a los Au Pairs de Sevilla sobre las actividades en Sevilla durante esa semana, gestioné todos los sitios de redes sociales, y traduje documentos desde español a inglés y viceversa. Siempre me sentía que estaba haciendo un impacto real en la empresa.

Esta práctica definitivamente me ha beneficiado como profesional. Si alguna vez quiero trabajar internacionalmente en un país española, empresa española, o empresa americana que necesita español, puedo hablar de esta experiencia. La mayoría de la gente de mi edad no tiene ninguna experiencia con trabajo internacional; por lo tanto, tengo un aspecto muy atraído y competitivo en mi resumen. También ahora soy más hábil en la realización de entrevistas y la construcción de sitios web, dos habilidades que no sabía antes y que ahora puedo utilizar en mi carrera futura. La construcción de los sitios web es importante porque la tecnología continúa crecer y tiene una presencia más grande cada día. La realización de entrevistas es importante porque si sea una directora en futuro, tendré que dar entrevistas a candidatos para la empresa. Además, ahora tengo más referencias profesionales como opciones si las necesito para un puesto en el futuro.

La práctica no sólo me ha ayudado profesionalmente, sino también personalmente. Como dije antes, solía ​​tener Au Pairs cuando era pequeña y ahora me siento que entiendo más el trabajo para encontrar el Au Pair perfecto para cada familia. El proceso no es tan fácil; tomó mucho tiempo para asegurar que un Au Pair igualaría bien y sentirse bien con una familia. Hacer la práctica también ha mejorado mi capacidad de escribir y hablar en español porque todos los martes y jueves yo tenía que usar español. Mejorar mi español era un gran objetivo que tuve cuando llegué a España y estoy muy contenta con las resultas. Además, mis jefes me dieron muchos consejos y me enseñaron mucho sobre Sevilla en general. Recibí consejos sobre restaurantes en Sevilla, playas en España, sitios para ver las procesiones durante Semana Santa, conocimiento de cosas durante la Feria, y mucho más.

En general, la práctica me ha hecho más única y me trajo alegría. Si alguien ve que he completado una práctica en otro país, dará cuenta que tuve la determinación, la motivación y la habilidad para empujarme fuera de mi zona de confort. También, tenía relaciones buenas con Belén y Ana, que añadió a esta experiencia fantástica. Recomiendo una práctica con Au Pair Conecta sin duda. 

Nuestra familia gallega y sus cuatro Au Pairs francesas

Cuando empezó a crecer nuestra familia y viendo lo complicado de nuestros horarios laborales, en seguida pensamos en la opción de un Au Pair. Yo he tenido la suerte de vivir muchos años en el extranjero y, no solo guardo un excelente recuerdo, sino que la considero como una de las experiencias más enriquecedoras de mi vida. Justamente por lo bien que fui siempre acogida, quería algo así en mi familia. Desde el principio optamos por una agencia por una cuestión de seguridad y confianza en el proceso. Cuantos más datos mutuos y fiables haya de las dos partes, más porcentaje de éxito tendrá el programa. Una familiar nos habló de Au Pair Conecta y la verdad es que fue la mejor opción. No solo entendieron al minuto nuestras necesidades, sino que siempre nos hemos sentido acompañados en los distintos procesos de búsqueda.

A lo largo de año y medio hemos convivido con cuatro Au Pairs diferentes y de todos nos hemos quedado con algo: la dulzura de Marine, el derroche creativo de Cianan, la entrega de Mathilde o la eficacia de Léa. Aunque es cierto que la convivencia no siempre es fácil, nosotros concebimos la experiencia Au Pair como un enriquecimiento mutuo. No son profesionales, no son empleados, simplemente se trata de jóvenes que ponen toda su buena voluntad en ayudarte con tus hijos a cambio de aprender una cultura y un idioma nuevo. El tiempo que están en casa acaban formando parte de la familia y, aunque la partida siempre es dura, la llegada de otro AuPair hace que de nuevo la casa se llene de ilusión y de ganas de que la convivencia sea positiva para ambos lados.

Si la experiencia para los Au Pairs suele ser grata, no lo es menos para las familias, que aprendemos enormemente de ellos y de su cultura. El programa AuPAir nos obliga a ser más hospitalarios, abiertos de mente y empáticos, lo cual no dejan de ser unas impagables lecciones de vida para nuestros peques.

 

                                                                                                              Santiago de Compostela, febrero 2017.

Clara: el final de su estancia como Au Pair en Londres, UK

¡Hola a todos! Me llamo Clara, tengo 24 años y he sido Aupair durante un año y medio en Clapham, Londres. Después de terminar la carrera, pensé que mejorar mi inglés era básico y creí que ser Aupair era la mejor opción. Estoy convencida de que no me equivoqué, porque esta experiencia ha sido genial y se la recomiendo cien por cien a todo el mundo.

En Agosto de 2015 llegué a Londres para empezar a vivir con una familia muy amable con la que había hablado en varias ocasiones y con la que había tenido muy buen “feeling” vía skype, pero después de dos semanas en la casa, me di cuenta de que ellos no necesitaban una Aupair, ya que la madre no trabajaba y podía hacer todas las tareas relacionadas con los niños, por lo que yo a penas pasaba tiempo con ellos. Decidí hablar con ellos y  para mi sorpresa fueron muy comprensivos, por lo que contacté con las chicas de Aupair Conecta y enseguida se pusieron a buscarme otras familias. Ya que estaba en Londres, hice un par de entrevistas en persona, y después de salir de la casa de mi actual familia supe que tenían que ser ellos, y aquí he estado desde entonces.

Mi familia es genial, está compuesta por los padres, Alice, la mayor, que tenía 11 años cuando llegué, Lily, que tenía 9 y Freddie, que tenía 7. Tanto los padres como los niños son encantadores, y me han ayudado siempre en todo lo posible, intentando ponerme las cosas siempre fáciles. Me tratan desde el primer día como si fuese parte de la familia, pero también me dejan mucho espacio, la verdad, no puedo imaginarme una familia mejor.

Los tres niños son increíbles,  me divierto muchísimo pasando tiempo con ellos y son súper educados. En mi primer año aquí, mis tareas eran las básicas, aunque mi hostmum trabaja desde casa, lo cual me hace la vida mucho más fácil. Levantarme con ellos por las mañanas, hacer las camas, llevarles al colegio si los padres no podían y después me iba a una academia de ingles, donde conocí a un montón de amigas/os. Después del colegio, me tocaba recogerles, hacer la cena y para las 6:30, cuando ambos padres estaban en casa, mi día terminaba. Durante ese año aproveché para viajar muchísimo tanto por Inglaterra como por Europa durante los fines de semana o las vacaciones y además estuve trabajando como azafata en el Mundial de Rugby, y en el Open de Cheltenham. Fue una experiencia increíble, aprendí muchísimo y conocí a muchísima gente que hoy en día son mis amigos.

Cuando terminó mi año como Aupair, los niños pequeños cambiaban de colegio, a uno donde pasan muchas más horas, y ya no necesitaban una Aupair como tal, pero como mi relación con la familia es muy buena, decidimos llegar a un acuerdo. Yo podía hacer unas prácticas por las mañanas, y echar una mano en casa por las tardes, a mi me pareció genial, así que eso hicimos. Hice unas prácticas en una oficina durante 6 meses, y ahora que he terminado, voy a intentar encontrar trabajo aquí, ya que después de este tiempo, he construido mi vida en Londres.

Gracias a ser Aupair, conseguí todo lo que me había propuesto, mejoré mi ingles en una academia, conseguí fluidez con la familia y trabajando en eventos y además conseguí experiencia laboral con las prácticas. Por no hablar de la cantidad de gente que he conocido, y que hoy en día considero más familia que amigos. Por eso le recomiendo a todo el mundo que esté pensando en venir que lo haga, yo solo me llevo cosas positivas de la experiencia, y voy a echar muchísimo de menos a estos tres pequeños terremotos. 

Sandra y su recién terminada experiencia en Irlanda

Mi nombre es Sandra y tengo 29 años. Hace una semana que he vuelto de Irlanda, en la que he estado casi un año conviviendo con una familia extraordinaria. Vivía en un pueblo llamado Celbridge situado al oeste de Dublín. Un pueblo tranquilo, con gente muy acogedora y un paraje espectacular para dar paseos en plena naturaleza como Castletown. 

La familia con la que he compartido esta experiencia está formada por dos niñas de 5 y 9 años y su madre.

El trabajo que tenía que realizar con las niñas ha sido muy gratificante ya que me gustan mucho los niños, por lo que disfrutaba cada momento del trabajo cuando tenía que estar con ellas. Rachel, una niña muy inteligente,  con la que he compartido muy buenos ratos realizando manualidades, la cual es su hobby favorito. Aimee una niña muy divertida y cariñosa que siempre me ha hecho sentir como su hermana mayor. Ambas se han convertido en personas muy especiales para mí de las que nunca me olvidaré.

Mi host mum ha hecho mi experiencia mucho más fácil, ayudándome e intentando que me adaptara rápido. Al mismo tiempo no me imponía solo sus costumbres sino que me daba opciones para poder seguir teniendo alguna costumbre de mi país. En definitiva una persona flexible, bondadosa y mejor anfitriona cuando mis familiares querían venir a visitarme, ya que, su casa siempre ha estado disponible para ellos.

Las tareas encomendadas eran encargarme de las niñas, prepararlas para el cole,  llevarlas y recogerlas, darles el lunch, preparar la cena y alguna tarea del hogar.

Desde el primer momento en que nos vimos conectamos rápidamente y aunque el primer día el inglés pudo convertirse en una barrera entre nosotros, nos entendimos bastante bien.

En cuanto al idioma llegué con un nivel medio, que adquirí trabajando pero nunca lo suficientemente correcto por lo que quería perfeccionarlo. Durante estos casi 12 meses puedo decir que he aprendido más inglés que en toda mi vida. Al principio necesitas hacer mucho oído hasta que poco a poco te vas desenvolviendo hasta poder mantener una conversación más o menos entendible. La familia siempre procuraba ayudarme con el inglés y con las clases que me sirvieron muchísimo.

La relación con mi host family ha sido maravillosa. Siempre se han preocupado por mí, porque estuviera cómoda. Realmente nunca me he sentido como una Au Pair sino como una más en la familia por lo que estaré eternamente agradecida.

Además no solo tenía trato familiar con las personas con las que convivía en la casa, sino también los abuelos, tíos/as de las niñas que siempre hacían por ayudarme y facilitarme las cosas. Innumerables comidas o cenas familiares a las que he sido invitada como un miembro más de la familia.

La vida social también ha sido otro punto clave durante mi estancia. Conocí un grupo de chicas españolas también Au Pairs que vivían en el mismo pueblo que yo, con las cuales hemos forjado una bonita amistad. Hemos realizado varios viajes juntas en la que quedaran muy bonitos recuerdos para siempre.

En resumen animo a todas las personas que estén pensando irse de Au Pair porque es una experiencia increíble, en la que no solo te ayuda a mejorar tu nivel de inglés sino a aprender muchas otras cosas que te servirán de gran ayuda en el futuro.

Mi valoración ha sido súper positiva, volvería a irme sin dudarlo. Voy a echar muchísimo de menos a la familia que no podría haber tenido una mejor y a un país de acogida inmejorable.

Quiero dar las gracias al equipo de Au Pair Conecta porque gracias al trabajo que realizáis, personas como yo, podamos vivir una experiencia tan positiva como ésta.

 

Páginas