Paloma nos cuenta su año Au Pair en Londres - ¡con viaje a Chicago incluido!

Mi nombre es Paloma y comencé mi aventura Au Pair en Londres en agosto del 2017. Escribo este testimonio desde España justo unos días después de terminar esta increíble experiencia. Os puedo asegurar que ya echo de menos mucho mi vida allí; en resumidas cuentas ha sido el año de mi vida.

 

La razón por la que decidí convertirme en au pair en Londres obviamente es el idioma. Tener un buen nivel de inglés te abre muchas puertas, pero además quería darle un giro radical a mi vida. En mi situación me sentía con la necesidad de salir de mi zona de confort y ver mundo, y fue la mejor decisión que pude tomar.

 

No os voy a mentir, los primeros días son estupendos. Estas en Londres, todo te parece nuevo y fascinante, cada día que pasa no te puedes creer que vivas en esa ciudad tan alucinante, pero esa sensación solo dura unos días, después comienzas a extrañar tu casa, tu familia, tus amigos, tu comida, etc. Es muy duro salir de tu zona de confort y más en un país donde no hablas ni entiendes bien el idioma. Y por mucho que creas que sabes inglés, hasta que no forme parte de tu vida todos los días no te das cuenta de lo mucho que te falta por aprender.

Para mí, los primeros tres meses fueron  muy duros y cada día que pasa te dan ganas de tirar la toalla y volver a casa, aunque mi host family fuera estupenda y los niños un encanto. Llegas a un país distinto totalmente sola, sin amigos y sin familia que esté a tu lado. Pero no os preocupéis y sed fuertes, no sé cómo explicarlo pero esa sensación dura solo uno o dos meses. En el momento que comenzáis a hacer amigos y podéis comunicaros mejor con la host family todo va como la seda.

 

Mi recomendación es que conozcáis gente española, cread un grupo de amigos con el que os sintáis bien. Yo ponía comentarios en grupos de Facebook como “Españoles en Londres” por si a alguien le apetecía tomar algo, así conocí a las que hoy considero mis hermanas de Londres. También podéis preguntar a vuestra host family si conocen a familias que también tengan Au Pairs, sean de la nacionalidad que sean. Lo bueno de irse a otro país es que todos estamos abiertos a conocer gente nueva. Y no se trata solo de hacer amigos españoles, con el tiempo conoceréis personas de todas partes del mundo (en clases de inglés, en quedadas, en fiestas, etc.) y será ahí cuando ya de verdad cogeréis fluidez con el idioma.

 

Con respecto a la host family, vuestro trabajo es cuidar de los niños y formar parte como una más de la familia, como una hermano/a mayor. Yo ya había conocido varios casos de Au Pairs con muy mala experiencia con la familia por eso no lo dude y me puse en contacto con Au Pair Conecta, ya me la habían recomendado como muy buena agencia y te garantiza que las familias cumplen con lo acordado antes de llegar al nuevo país. Además ellas están siempre ahí para ti por si necesitas algo y son todas unas profesionales.

La búsqeuda en mi caso fue rápido, de varios perfiles que me mandaron escogí entre los que más se ajustaban a mis gustos y con la primera familia que me entrevisté hice click y esa se convirtió en mis hostfamily. ¡Pero yo os recomiendo que no tengáis prisa!

 

No es un trabajo duro, a los niños se les coge cariño enseguida y pronto te acostumbras a las costumbres de la familia. En mi caso, mi host family era hindú, así que aprendí muchísimo de su cultura y comida, incluso llegue a ir a una boda hindú con ellos, ¡algo que fue ALUCINANTE! No os cerréis nunca a familias de otras culturas porque aprenderéis muchísimo de ellas.

 

Mi parte favorita de toda esta experiencia fueron los viajes. Londres está muy bien comunicada con muchas ciudades y países, tanto en tren, avión como en autobús. Os puedo presumir que en 11 meses he visitado Cambrige, París, Ámsterdam, Brujas, Gante, Bruselas, Edimburgo, Dublín y hasta Chicago. El viaje a Chicago fue un regalo de despedida de mi host family, que son súper generosos y tengo una suerte que ni me la creo. Todos los demás viajes me los pagué con el dinero de bolsillo, que aunque no es muchísimo y la ciudad es muy cara, si te organizas bien te da para salir, viajar y todo lo que quieras.

 

Y con lo que todos se preguntan: ¿se aprende inglés? Sí, y mucho. La necesidad hace que tengas que aprenderlo y rápido. Al principio te dará vergüenza decir cada palabra pero no seáis tímidos, que todo el mundo entiende que no es vuestro idioma e incluso os echan una mano. Así que cara dura y a hablar como cotorras.

 

 

Y para terminar, mil infinitas gracias al fabuloso grupo que forma Au Pair Conecta. Me encontraron una familia estupenda, me atendían siempre muy rápido y os puedo garantizar que podéis confiar en ellas 100%. Más profesionales que ellas no las vais a encontrar, tanto que pienso repetir un año más con ellas pero en esta ocasión en Roma.

 

Mucha suerte a todos y todas las que emprendéis esta aventura, espero que sea el año de vuestra vida como lo ha sido para mí.