Clara: el final de su estancia como Au Pair en Londres, UK

¡Hola a todos! Me llamo Clara, tengo 24 años y he sido Aupair durante un año y medio en Clapham, Londres. Después de terminar la carrera, pensé que mejorar mi inglés era básico y creí que ser Aupair era la mejor opción. Estoy convencida de que no me equivoqué, porque esta experiencia ha sido genial y se la recomiendo cien por cien a todo el mundo.

En Agosto de 2015 llegué a Londres para empezar a vivir con una familia muy amable con la que había hablado en varias ocasiones y con la que había tenido muy buen “feeling” vía skype, pero después de dos semanas en la casa, me di cuenta de que ellos no necesitaban una Aupair, ya que la madre no trabajaba y podía hacer todas las tareas relacionadas con los niños, por lo que yo a penas pasaba tiempo con ellos. Decidí hablar con ellos y  para mi sorpresa fueron muy comprensivos, por lo que contacté con las chicas de Aupair Conecta y enseguida se pusieron a buscarme otras familias. Ya que estaba en Londres, hice un par de entrevistas en persona, y después de salir de la casa de mi actual familia supe que tenían que ser ellos, y aquí he estado desde entonces.

Mi familia es genial, está compuesta por los padres, Alice, la mayor, que tenía 11 años cuando llegué, Lily, que tenía 9 y Freddie, que tenía 7. Tanto los padres como los niños son encantadores, y me han ayudado siempre en todo lo posible, intentando ponerme las cosas siempre fáciles. Me tratan desde el primer día como si fuese parte de la familia, pero también me dejan mucho espacio, la verdad, no puedo imaginarme una familia mejor.

Los tres niños son increíbles,  me divierto muchísimo pasando tiempo con ellos y son súper educados. En mi primer año aquí, mis tareas eran las básicas, aunque mi hostmum trabaja desde casa, lo cual me hace la vida mucho más fácil. Levantarme con ellos por las mañanas, hacer las camas, llevarles al colegio si los padres no podían y después me iba a una academia de ingles, donde conocí a un montón de amigas/os. Después del colegio, me tocaba recogerles, hacer la cena y para las 6:30, cuando ambos padres estaban en casa, mi día terminaba. Durante ese año aproveché para viajar muchísimo tanto por Inglaterra como por Europa durante los fines de semana o las vacaciones y además estuve trabajando como azafata en el Mundial de Rugby, y en el Open de Cheltenham. Fue una experiencia increíble, aprendí muchísimo y conocí a muchísima gente que hoy en día son mis amigos.

Cuando terminó mi año como Aupair, los niños pequeños cambiaban de colegio, a uno donde pasan muchas más horas, y ya no necesitaban una Aupair como tal, pero como mi relación con la familia es muy buena, decidimos llegar a un acuerdo. Yo podía hacer unas prácticas por las mañanas, y echar una mano en casa por las tardes, a mi me pareció genial, así que eso hicimos. Hice unas prácticas en una oficina durante 6 meses, y ahora que he terminado, voy a intentar encontrar trabajo aquí, ya que después de este tiempo, he construido mi vida en Londres.

Gracias a ser Aupair, conseguí todo lo que me había propuesto, mejoré mi ingles en una academia, conseguí fluidez con la familia y trabajando en eventos y además conseguí experiencia laboral con las prácticas. Por no hablar de la cantidad de gente que he conocido, y que hoy en día considero más familia que amigos. Por eso le recomiendo a todo el mundo que esté pensando en venir que lo haga, yo solo me llevo cosas positivas de la experiencia, y voy a echar muchísimo de menos a estos tres pequeños terremotos.