Testimonio de Leona, Au Pair en España

Si yo hubiero podido eligir una ciudad preferida para mi estancia de Au Pair, hubiese elegido a Sevilla sin duda. Es suficiente grande para ofrecer de todo un poco, está bien comunicado y no está lejos de la costa. Por eso estuve feliz cuando mi agencia alemana me habló de su agencia colaboradora en España Au Pair Conecta. A través de ellos encontré a mi familia de acogida. Llevaba años deseando irme a España después de terminar mi bachillerato y pasar unos meses allí para aprender el español.

La posibilidad de trabajar como Au Pair me pareció genial. No sólo porque puedes vivir una experiencia auténtica en una familia española que te exija a hablar español, sino porque realmente tienes a una familia a tu lado mientras estás en el extranjero. Para mi era muy importante tener la sensación de vivir con una familia que se ocupa y preocupa por mi bien. Por su puesto también es importante saber que siempre cuentas con el apoyo de una agencia. En este sentido estaba muy contenta con la atención que recibí de Au Pair Conecta en mi país de acogida.

Ellos me ayudaron a orientarme bien en la ciudad al principio, me facilitaron muchos contactos con otras Au Pairs para conocer a gente y hacer amigas, y me ayudaron a encontrar una buena escuela de idiomas. También me dieron muchos consejos hacía mi integración en mi familia de acogida y mi vida general de Au Pair tanto como las actividades que ofrece Sevilla para el tiempo libre.

Me dí cuenta que había sido mucho más fácil rellenar en el formulario de solicitud las tareas domesticas que podría hacer qué realmente conseguir de hacerlas bien! Pero después de unas semanas ya me acostumbré y me lo pasé hasta bien planchando y cocinando. Aparte de mis tareas de la casa obviamente pasé mucho tiempo con mi pequeña niña de 3 años, que cuidaba.

Sobre todo los primeros meses fueron mucho más bonito que me había imaginado. Había tantas nuevas cosas por ver y tantas impresiones maravillosas! La escuela de idiomas CLIC me encantó y me lo pasé genial en clase y encontré muchos amigos allí. Especialmente las excursiones los fines de semanas me gustaron mucho. Uno de ellos nos llevó a Maruecos y fue impresionante!

Mi familia de acogida me llevó a muchos sitios y conocí a toda la familia, cocinando Paella y pasando días en el campo. También me apunté a un curso de Flamenco! Y un amigo de mi familia me invitó a una corrida de toros, tanto a como un partido de futbol en el estadio grande de Sevilla. Esos fueron sólo algunos de mis puntos culminantes, pero en general lo pasé muy muy bien siendo Au Pair!

En fin de año acompañé a mi familia a Córdoba, donde pasamos una semana en casa de los abuelos, rodeados de muchos hermanos, tíos, tíos, primos y sobrinos. Así conocí a Córdoba también.

En ningún momento me cansé de Sevilla. Cuando tenía tiempo libre sin ningún plan especial, me puse mis zapatos de deporte o me cogió la bicicleta para recorrer las interminables pequeñas calles del centro de la ciudad. Me encantan los naranjos, las fachadas coloridas de las casas, las miles de tiendas, la luz y el color en las calles de Sevilla. Fue siempre un placer pasear por mi barrio.

Para mi fue una decisión buenísima irme de Au Pair a España y repetiría si pudiera!! Por su puesto había altos y bajos, como es normal, pero en mi caso predominaron los altos desde luego.