Paula y su experiencia como Au Pair de verano en Bungay, Norwich (UK)

Hola!

Mi nombre es Paula y tengo 18 años. Hace un par de semanas que volví de Inglaterra y a día de hoy echo mucho de menos a mi familia británica.
Estuve trabajando como au pair en Bungay, Norwich, una ciudad al noreste de Londres que ni yo sabía que existía. Es una ciudad preciosa y el pueblo en el que estuve era de ensueño, todo entero de edificios antiguos preciosos.
Mi estancia en Bungay fue de un mes y una semana y creo que no ha habido mes que se me haya pasado más rápido. Mi familia era genial y se preocupaba mucho por mí. Desde el primer momento quisieron que formase parte de su familia y me acogieron como una más. He tenido muchísima suerte con ellos a la hora de cómo me han tratado porque han sido fantásticos.
Y qué decir de mi niña. Fue increible que desde el primer momento en el que me subí al coche cuando vinieron a buscarme al aeropuerto ya estabamos jugando y haciendo bromas. Es una niña encantadora y adorable a la que le he cogido muchísimo cariño en tan poco tiempo. Me sentía como una hermana mayor más que como una niñera o un “au pair”. Creo que eso ha sido lo genial de esta experiencia y sobre todo lo que he podido aprender con ella ya que me veia muchas veces reflejada.
Mi trabajo consistía en quedarme con la niña de nueve de la mañana a tres de la tarde que era la hora a la que la madre volvía de trabajar, pero aún así estaba con ella casi todo el día por no decir todo. Sin embargo, eso no fue un problema, de hecho me alegré mucho de estar con ella porque hacíamos muchísimas cosas y además tuve la oportunidad de ayudarlas con sus caballos.
Estoy muy agradecida por todas las facilidades que me dieron desde el momento en el que llegué. Me dejaron salir las veces que quería y conocí a gente increíble. Se preocuparon por mi como si fuesen mis segundos padres, algo que fue adorable. Tuve la oportunidad de visitar Londres con ellos y fue increíble. Fuimos un fin de semana y nos montamos en un crucero y visitamos muchos museos.
He de decir que siempre había querido salir del país y practicar el inglés que es un idioma que me encanta, lo que no podía llegar a imaginar era lo aterrada que estaría unos días antes. Ha sido un paso y un cambio bastante importante en mi vida. En cuanto me subi al avión ya no había marcha atrás y aunque tuviese miedo también tenía fe y ha sido una de las experiencias más enriquecedoras de toda mi vida. He tenido la oportunidad de estar con una familia maravillosa que se ha preocupado por mi como si fuera su hija mayor, he conocido sitios y personas encantadoras que no dudaré en volver a visitar y sobretodo he podido conocer una cultura increible que me ha fascinado desde el primer día.
Con esto os animo a que si quereis iros lo hagais porque puede daros miedo si, pero merece muchisimo la pena. Y realmente te hace ver las cosas con otra perspectiva  y crecer como persona. No cabe duda de que repetiré el año que viene.
Por último me gustaría darle las gracias a las chicas de Au pair conecta por encontrarme esta familia asombrosa en el último momento, justo cuando yo pensaba que no me iba a poder ir. Gracias por hacer posible esta experiencia tan increíble.