Lorena Au Pair de Verano en Cornwall-Inglaterra /Reino Unido)

¡Hola a tod@s!
 
Mi estancia como Au Pair ha sido en Cornwall, Inglaterra. Fui para pasar un par de meses en verano y aunque la familia me dijo que consistiría en un verano en el que haríamos diferentes actividades, jamás pude imaginar que fueran a ser tantas y tan variadas.
 
La población en la que estuve fue Helston, un pequeño pueblo en el que no había mucho que visitar. Pero sinceramente, fue donde menos tiempo estuve. La familia de acogida desde un primer momento se mostró muy abierta a hacer cualquier tipo de actividad con la intención (siempre que yo quisiera, sobre todo en mi tiempo libre) de que les acompañara. Tengo que decir que empiezo a pensar en las diferentes actividades y me faltan manos para contarlas: Paradise Park, Eden Project, piscinas, parques acuáticos, granjas, visitas a una gran variedad de pueblos y ciudades, ir de camping, ir a cenas, excursiones, etc. Y todo esto con la gran compañía de Tommy de 9 años de edad y Caelan de 3 años.
 
Lo más importante a destacar de estas actividades es que consistían, en gran parte, en hacer que la Au Pair en cuestión se sintiera lo más cómoda posible. En ningún momento me he visto tratada como una niñera o una ama de casa, sino como una persona que formaba parte de la familia, y creo que de eso es de lo que se trata. El ser una persona que viene del extranjero, con otro idioma y con intención de aprender y/o mejorar otro (en este caso el inglés), hace que se sienta cierto miedo o nervios por iniciar una convivencia con una familia con la que vas a pasar mucho tiempo. Por esto mismo, igual que la familia hizo que yo me pudiera sentir lo más acogida y cómoda posible, también se espera a cambio una buena relación y trato por parte de la Au Pair, sobre todo con los niños. Así pues, mi disponibilidad con la familia era completa, pues siempre me ofrecían diferentes planes que hacer y aunque no fuera dentro del horario exigido, siempre ofrecía mi ayuda.
 
Las tareas a realizar en la casa eran más bien simples, pues lo que prefería la familia era que pasara el mayor tiempo con los niños. Aun así, no cuesta nada ayudar en cosas sencillas como lavar los platos, recoger el lavavajillas, tender o recoger la ropa, poner o recoger la mesa… etc. Y el tiempo con los niños lo pasaba jugando en el jardín, pintando y dibujando, yendo en bicicleta, yendo al parque, a la playa o pasando el día en algún pueblecito al que íbamos a visitar. Normalmente pasaba con la familia y los niños todo el día, mañana y tarde. Aunque cuando más intentaba distraerlos era durante las tardes hasta la hora del baño, cuando los bañaba, vestía y acostaba, con la ayuda de los padres.
 
Ser Au Pair me ha hecho ver una cultura muy diferente de la española, a la vez que he podido practicar el idioma y tener una inolvidable experiencia con unos niños maravillosos.
Pero al ser un miembro nuevo de la familia, uno debe saber adaptarse, pues ellos nos ofrecen su hogar y su tiempo.
De este viaje me llevo muy buenos recuerdos, a la misma vez que un álbum de fotos creado con la ayuda de la madre de la familia en el que se encuentran las actividades más divertidas realizadas durante la estancia.